El libro y el poeta

Un libro espera la llamada del poeta.
La hoja blanca,
un suave olor a papel nuevo
y un lomo que se encorva ante la idea.
La tapa abre su ilusión
al caminante de palabras.
La palma quieta
niega al recuerdo la escritura.
La letra ha muerto en el empeño
de trepar por los peldaños de papel.
Errante,
la mano se agita entre las plumas,
mira el verbo que no existe
y dice que descansa
de un viaje al infinito.

6 pensamientos en “El libro y el poeta

  1. sterki dice:

    Perfecto Gabriel, me ha acariciado como si fuera el la lanza de una ausencia.

  2. blocdejavier dice:

    La hamaca vacía, las zapatillas sin pies, las lecturas inacabadas… el mar y la playa… ¿dónde está el poeta?.
    http://blocdejavier.wordpress.com/2014/05/12/el-libro-y-el-poeta/

  3. Pau dice:


    «te he dejado en el sillón las pinturas y una historia en blanco…»: http://lalluviamarilla.wordpress.com/2011/01/03/311/

    Quiero ser libro abierto descansando en el banco verde del parque. Quiero ser poetisa de lápiz azul.

    Bellísimo, G.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s