Musa

Te esperé
sentado ante un montón de hojas en blanco
y la botella
medio vacía a veces
y otras medio llena.
Pensé que traerías
un hallazgo entre las letras torturadas,
versos con el recuerdo
de la mujer que no supe amar,
el llanto en el alcohol cuando se vuelve poema
y la canción de un juglar.
Llegaste de la mano
del sueño, la soledad
y el oscuro reflejo de la nada.
Como siempre.

3 pensamientos en “Musa

  1. Anónimo dice:

    ¡Qué hermoso poema, Alejo!
    ¡Emocionante y entrañable como siempre!

    Abrazos cálidos desde Rabat.
    Rkia

  2. Rkia dice:

    ¡Qué hermoso poema, Alejo!
    ¡Emocionante y entrañable como siempre!

    Abrazos cálidos desde Rabat.
    Rkia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s