Madre

Tus recuerdos vagan huérfanos
por un sueño de desiertos.
Los amparo en mi soledad,
los recorro
y mientras mis pasos labran la huella
una ausencia la va cubriendo.
Entonces
es el dolor el que invade
ese espacio hueco
que deja la certeza del adiós.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s